CLAN MIRMIDONES


 
Índiceforo1GaleríaFAQBuscarRegistrarseConectarse
Estadísticas
Tenemos 52 miembros registrados.
El último usuario registrado es -MMG-

Nuestros miembros han publicado un total de 1189 mensajes en 283 argumentos.

Comparte | 
 

 el relato de un mirmidon 1ª parte por black spear

Ir abajo 
AutorMensaje
EL BARBARO
Admin
avatar

Mensajes : 129
Puntos : 350
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/04/2011
Edad : 45
Localización : sevilla

MensajeTema: el relato de un mirmidon 1ª parte por black spear   Dom Mayo 13, 2012 10:05 am

El joven mirmidón metió hábilmente el cardo que acababa de cortar en una de sus bolsas de piel de kreta. Llevaba toda la tarde segando aquellas plantas tan codiciadas por los alquimistas en las afueras de Delvis, y se había hecho ya con un sustancioso botín. Se arrodilló de nuevo para extraer la siguiente flor espinosa cuando no pudo evitar dirigir la mirada a la taberna de María. Hacía tanto calor que por un momento casi sucumbió al deseo de entregarse a los brazos de una esquizocerveza y aparcar por el resto del día el botiquín de astillas y la hoz.

No hubo tiempo para disfrutar. Se escuchó un sonido hueco a lo lejos, grave pero continuado, que se sobreponía al jaleo cercano de la taberna y al cantar de los pájaros. Era la llamada de un cuerno de combate muy característico. A la llamada inicial le siguieron varias que el guerrero reconocía como cuernos de otros clanes humanos. No vaciló ni un instante y llamó a su monta mientras equipaba ágilmente su armadura sombría sobre su caftán.

- “Blue vamos, el estandarte mirmidón convoca a los guerreros en Meseta, no hay tiempo que perder pequeño. Parece que podremos probar nuestra valía ante Erifarius una vez más.”

De entre la hierba alta una jauría de perros locos salió espantada en todas direcciones. Tras ellos, un tigre de berona de porte impresionante caminaba rápidamente hacia su amo. El guerrero, ya totalmente equipado con su armadura, dio un salto y montó a lomos del felino como solo lo haría alguien que lo hubiera hecho mil y una veces.

- “Bueno, vamos allá… nunca me acostumbraré la sensación de cruzar este maldito portal mágico”.

Hombre y bestia se alejaron hasta desaparecer entre el crepitar de las fuerzas mágicas del portal….


---------

El joven mirmidón llegó justo a tiempo de ver la escena.

La batalla se desarrollaba en un valle rojizo de roca perenne. Los dos frentes hacía ya varias horas que habían chocado, y tanto magmares como humanos luchaban violentamente entre sí. El suelo estaba ya repleto de cadáveres de miembros de ambas razas, pero ninguno de los dos bandos daba su brazo a torcer. La falta de moral y el cansancio aún no había hecho mella, con lo que la masacre no había hecho más que empezar. Muchos clanes humanos habían acudido a las llamadas de alerta de batalla, y los estandartes ondeaban en un aparente caos total. Alrededor de la gigantesca batalla, pequeños contingentes luchaban separadamente contra el enemigo y de forma aislada, peleando por abrirse camino hacia el frente principal para ayudar a sus camaradas. Los gungs no habían hecho acto de presencia todavía, aunque el olor a sangre no tardaría en atraerlos.

En la cima de una pequeña colina, a cierta distancia, un grupo de soldados humanos reunidos bajo un estandarte negro y amarillo permanecía aparentemente ajeno a los acontecimientos, aunque no perdían detalle de lo que sucedía bajo sus cabezas. El guerrero mirmidón se unió con premura a ellos.

Un soldado de gran porte retrocedió de uno de los frentes aislados en dirección a ellos. Su cara, aunque salpicada de sangre, expresaba alegría y agitación en un solo gesto.

- “La batalla está en su punto álgido. Bien bien, los humanos somos más creo que la victoria será nuestra sin demasiados esfuerzos. Te traigo un regalito Black. Aunque si llegas un poco más tarde te pierdes la batallita…. entrando siempre a rascar valor para el dragón ¿no? Yo llevo tres cabezas y un zorbo de élite en el contador a ver si lo superas pequeñín.”

Con un gesto el guerrero de armadura azul lanzó una cabeza magmar a los pies del recién llegado.

- “Este Picu siempre presumiendo jeje…. llego tarde porque estaba haciendo un pedido de….”

- “¡Silencio mirmidones, necesito pensar!” Exclamó el que parecía ser el líder del clan mientras dirigía su mirada al centro de la batalla.

- “¿Black, dónde está el resto?

- “Sherkan está cazando osos en el Limite del Mundo Jefe, tal y como mandó el caudillo. Nerea, Burgales, Pegasso y Vacha siguen en las Cuevas Cristalinas haciendo frente al enemigo desde allí. No quedan más soldados disponibles”.

La cara del líder pronto cambió su expresión.

- “¿Ves lo mismo que yo Sofi? ¿la cosa pinta mal o son cosas mías?”

- “Si lo veo Bárbaro, los flancos aguantan pero el centro se deshace, demasiados humanos poco preparados e inexpertos. No me gusta…. “

En el centro de la meseta, un contingente pequeño de magmares blandía sus hachas y espadas, golpeando a diestro y siniestro. Los humanos, pese a estar en superioridad numérica, no eran rival para aquellos experimentados veteranos. Cada vez que una de sus armas descendía, segaba la vida de un humano de un solo golpe. Su portador daba luego dos pasos para instantáneamente volver a golpear y derribar a otro guerrero. En pocos minutos se hizo evidente que el comandante mirmidón estaba en lo cierto: los humanos estaban en serios apuros. Su línea central se estaba desmoronando y pronto los flancos quedarían a su suerte. El comandante hundió sus dedos en el mentón un claro gesto de reflexión hasta que pareció dar con la solución perfecta.

- “Ya lo tengo, yunque y martillo, ¿cómo lo veis generales? Aunque están bien equipados son pocos, es la mejor opción…” Exclamó Sofibixo mirando hacia los rangos altos del clan.

Mientras los líderes discurrían los soldados noveles susurraban entre ellos en un tono casi imperceptible.

- “Pssss, ¿qué es el yunque y el martillo Black?”

- “Calla Rex que nos van a degradar de rango…es un tipo de ataque coordinado que consiste en dividir el asalto en dos bloques. Uno inmóvil, pesado, que sea capaz de contener la carga del enemigo e inmovilizarlo mucho tiempo, como haría un yunque. Mientras, otro formado por guerreros con mucha capacidad de ataque rodea la formación enemiga y golpea al rival inmovilizado desde retaguardia, como si fuera un martillo.”

- “Yo quiero ir en el martillo Black…”

- “¡¿Cómo vas a ir en el martillo si eres mamut?! y calla ya, ¡conseguirás que nos degraden a soldados rasos!”.

El guerrero más corpulento dio un paso adelante dirigiéndose al jefe de clan e hizo que los jóvenes guerreros guardaran silencio, contestando sin titubear a la pregunta de Sofibixo mientras sostenía el estandarte de clan.

- “A mi ya sabes que mientras yo vaya en el martillo con Huap me parece la mejor opción”

- “Estoy con Aza, ya sabes que la vanguardia es lo nuestro. Además, tengo preparada una maldición con nombre y apellidos” Sentenció el compañero de armas.


El Bárbaro retomó la palabra.

- “Tenemos que movernos rápido mirmidones. Este es el plan. Babidi, Ogan y Rex al centro del yunque. Demostrad que es lo mejor que sabe hacer un mamut. Quiero que los durmáis, que cada golpe que den encuentre un escudo sólido que lo bloquee. Babi, carga pergaminos de caballeros subterráneos y los cintos dobles, que los mags se preocupen por ver a un gladiador en vanguardia que no desfallece en horas.”

- “Jejeje, eso está hecho Bárbaro, estos se van a hartar de no hacer mella en la línea de batalla.” Respondió el veterano guerrero de templos mientras se colocaba los cintos de guerrero.

De pronto, una queja sorda de resignación se escuchó sin delatar su procedencia.

- “Tranquilo Rex, verás como nos vamos a divertir, estaremos en el centro de la acción, donde más te gusta.”

- “Ya Ogan, ¡pero yo quiero cabezas para el dragón! ¡Además, el yunque suena aburrido!”.

Una mirada encolerizada del Jefe de clan bastó para callar al insolente capitán y seguir con la coordinación de la estrategia.

- “Dirígelos Carlos, ya sabes lo que hay que hacer, creo que los 4 aguantaréis lo que os echen encima durante un buen rato. Porta el estandarte de clan, que el resto de mirmidones sepamos a dónde debemos dirigirnos cuando os mezcléis en la batalla. Si lo crees necesario actívalo para renovar fuerzas y aguantar una nueva oleada.”

El comandante asintió con su cabeza afeitada mientras tomaba el estandarte de las manos del guerrero gigantesco.

- “Me gusta la línea de contención, aguantaremos mucho, pero creo que nos faltará algo de ataque al final cuando el cansancio empiece a aparecer”.

El Bárbaro entendió perfectamente a lo que se refería Carlos.

- “Susae, con Cille al yunque, ayudad a los mamuts desde atrás con vuestras espadas. Si una cabeza asoma por encima de sus escudos quiero que la cortéis sin compasión. Pero reservad fuerzas y evitad atacar, hasta que los dos grupos se junten sólo debe haber contención por vuestra parte.”

- “Entendido. Vamos valkiria, quiero verte bailar delante de los caras oscuras como siempre. Te cubro con pergas de sanación y tu les atizas”.

Una sonrisa en la cara de la capitana mirmidona delató la complicidad entre ambos.

- “Hoy rodarán cabezas amor, dalo por hecho”.



El Bárbaro miró al segundo al mando intentando adivinar sus pensamientos. El comandante Sofibixo tomó la palabra dispuesto a organizar la segunda fuerza de ataque:

- “Aza, Huap, Picu y Fercho… seremos la punta de lanza. Atacad al máximo y sin compasión. Las vidas de los que contienen la horda depende de vuestra rapidez y de la precisión de vuestros martillos. Danna, tú a mi lado, si tengo problemas quiero la mejor de las soluciones cerca de mí, que estos locos se sabe cuando empiezan a golpear pero no cuando acaban.”

Mientras todos asintieron comprendiendo la importancia de su misión, la guerrera no pudo evitar dar un beso esposo.


El Bárbaro se dirigió a ellos:

- “Yo os dirigiré desde primera línea hasta que nuestras filas choquen con las del enemigo. Ellektra irás en retaguardia con nosotros. Síguenos de cerca y no pierdas de vista el estandarte mirmidón. Entraremos bastante deprisa y muy profundo en las líneas enemigas, cualquier cosa que se mueva detrás nuestro será cosa tuya.”

La capitana mirmidona asintió mientras el yelmo tapaba sus ojos esmeralda y se preparaba para aplastar lo que se interpusiera.

- “Shurt, acompáñala, no dejéis ni rastro de vida.”

- “Dalo por hecho jefe, tengo ganas de ver lo que hace mi claymore, aún no ha probado la sangre magmar.”


- “Black, Birragorn… formaréis la reserva. Esperad por si acude algún mirmidón más que finalmente llegue. Cuando os demos la señal marchad hasta el estandarte y rematad a los enemigos que os hagan frente. Prestad atención a los heridos que necesiten recuperación y eliminad las sanaciones enemigas.”





El clan estaba dispuesto. El Bárbaro se dirigió a todos ellos con unas palabras.

- “La suerte está echada, no tengáis piedad con el enemigo pero respetad su fuerza hasta que lo aniquiléis. ¡¡¡¡¡FUERZA MIRMIDONES, ARMAS EN ALTO, VISTA AL FRENTE, QUE LOS ENEMIGOS DE ERIFARIUS SEPAN QUE HOY DESPERTARÁN EN EL MISMISIMO INFIERNO. QUE SEPAN QUE LOS MIRMIDONES ESTÁN EN MESETA. VALOR GERREROS VALOR!!!!!”

- “¡¡¡¡¡¡¡¡¡ VALOR!!!!!!!!” Gritaron todos al unísono.

Los guerreros se dividieron en dos grupos siguiendo el plan establecido. Mientras avanzaban, Black observaba como la oscuridad que los rodeaba comenzó a retroceder. Sus cuerpos se iluminaban por los destellos de las bendiciones, pociones y conjuros que recitaban para fortalecer sus habilidades antes del combate. Se podía oir al gigantesco guerrero de armadura de verdugo entre todos los demás.

- “Hoy va a correr sangre como que me llamo Azacan, las gárgolas tendrán que esperar un día más… el primero en pisar el templo paga las esquizocervezas del clan...”

_________________
Twisted Evil soy guerrero x naturaleza Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
http://mirmidones.foroactivo.mx
 
el relato de un mirmidon 1ª parte por black spear
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» EJEMPLO PARA PEDIR INGRESO AL GREMIO "Quiero formar parte del gremio"
» Mision parte de uno mismo [Ethrios, Ed Elric y Kasumi Nekoi]
» [CERRADA] miercoles 13/03 D&D en Reinos Olvidados La Vara de 7 Partes Parte 2
» Por que hoy es hoy "Calls for Cthulhu"
» Hasta la cima. 1ª Parte "Bright Skulls Vs Storm Of The Riders" [Privado. Jiro Kozakura y Zack Fair]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
CLAN MIRMIDONES :: la leyenda de los mirmidones-
Cambiar a: